La prevención y ciertas medidas higiénicas pueden evitar los males del viajero

El riesgo de contraer una enfermedad infecciosa en un viaje internacional depende de la zona elegida, de la sensibilidad específica del viajero (si es un enfermo crónico), de las medidas preventivas tomadas antes (vacunaciones, antipalúdicos), de las medidas higiénico-sanitarias que se adopten durante el mismo, del tipo de viaje, etc.

Estas son algunas recomendaciones para viajar seguros:

1. Información
Asesorarse sobre el destino, duración y condiciones del viaje.  Hay que tener en cuenta algunas vacunas generales (tétanos-difteria, neumocócica, sarampión-rubeola-parotiditis) y otras específicas de zona (hepatitis A y B, fiebre tifoidea o amarilla, rabia, poliomielitis.). El destino determinará el botiquín imprescindible.

2. Baños y sol
En algunas zonas de África, Asia y América no es recomendable bañarse en ríos de aguas tranquilas y lagos porque pueden contraerse enfermedades a través de la piel y por contacto con agua dulce. Lleve calzado para evitar el roce con corales, anémonas, etcétera. En el trópico, la intensidad solar puede producir alergias, quemaduras y fotosensibilidad. Se recomienda no exceder los 15 minutos de exposición solar el primer día y utilizar cremas con protección alta.

3. Mal de altura
Aparece por encima de los 3.000 metros en ascenso gradual, o por encima de los 2.500 metros en personas que llegan directamente desde el nivel del mar. Los síntomas -dolor de cabeza, insomnio, náuseas, cansancio., que duran unos días y desaparecen gradualmente- aparecen transcurridas entre cuatro y ocho horas. Se recomienda tomar analgésicos.

4. Alimentación
Si hay altas temperaturas y exceso de humedad, conviene tomar de tres a cuatro litros de líquido al día. Beber sólo agua embotellada y evitar los cubitos de hielo. Aconsejable: cerveza, café, té, refrescos o zumos embotellados. Ingerir frutas y verduras que estén cocinadas o puedan pelarse; huir de helados sin garantía, platos con huevos crudos o en salsa; pescado crudo, leche no pasteurizada y queso fresco.

5. Diarrea
La sufre el 40 por ciento de los viajeros al trópico. Se adquiere a través de bacterias patógenas en alimentos o aguas contaminadas. Deben tener especial cuidado niños, embarazadas, personas con alteraciones en sistema inmunitario, gastrectomizadas o que tomen antiácidos.

6. Malaria
El riesgo de adquirir paludismo o malaria por picadura de mosquitos requiere asesoramiento personalizado y profilaxis específica. El contagio ha aumentado el 50 por ciento en los últimos años.

7. Viajero enfermo
Deberá consultar con su médico sobre el destino y llevar a mano medicación suficiente para la duración del viaje, así como un informe (mejor en inglés) con su diagnóstico. Si es diabético, lleve tabletas de glucosa, alimentos y lo necesario para el tratamiento. Consulte con su médico, ya que si viaja al oeste puede precisar dosis suplementarias, mientras que el viaje al este puede reducirlas. Si se es alérgico, debe incluir tratamiento ante una posible crisis aguda.

8. Embarazo
Se recomienda viajar durante el segundo trimestre y extremar las medidas para evitar las picaduras de mosquitos.

9. Higiene

Imprescindible. Lávese las manos a menudo y use preservativo si mantiene relaciones sexuales.